Sin sentido, los humanos nos caracterizamos porque a veces perdemos el norte y damos un valor extremo en minucias que no nos ayudan para nada a vivir mejor. Esto ocurrió hace unos 300 años con los tulipanes, cuando llegaros a Holanda y se convirtieron en un símbolo de riqueza, el precio de los bulbos se desbordó hasta la locura.

Este hecho se denomina Tulipomania y no tiene nada que ver con amar la naturaleza ni con disfrutar de la belleza de los tulipanes, es un nuevo ejemplo de la estupidez humana.

Si quieres conocer con más detalle qué pasó en Holanda con la locura de los bulbos te recomendamos este documental, donde se explica este caso.

Tulipmania from wallstreet on Vimeo.

De todo podemos aprender, eso esperamos. Para nosotros los tulipanes son flores de una belleza especial, que podemos comprar por unos cuantos euros, que valen mucho más de lo que cuestan, porque nos alegran el entorno y nos ayudan a vivir con más alegría. ¡Simplemente!

Tulipans

Tulipans, quan el valor no és al preu